Un bonsái es un arte chino-japonés que consiste en someter a especies arbóreas a ciertas técnicas de poda para alterar su crecimiento con el fin de que tengan un tamaño limitado; lo que le da un aspecto de árbol tipo miniatura que resulta muy llamativo y por lo que es utilizado como un árbol con fines ornamentales.

Cabe destacar que un bonsái no se produce con una especie o género específico, sino que puede ser cualquier especie arbórea.

el bonsái

Un bonsái consta de dos elementos: el recipiente y la planta viva. La planta puede ser de material semileñoso, o leñoso, de especies trepadoras como las parras (vitis), o de especies erectas. De cualquier forma, siempre se hablará de ellos como árboles.

Por lo general, el recipiente es una maceta simple o convencional; o puede ser también un trozo de madera; pero de un aspecto ornamental. Incluso se han visto bonsáis sobre rocas, con las raíces enterradas y cubiertas de arena.

Básicamente, un bonsái consiste en árboles que están creciendo en miniatura con sus raíces limitadas al espacio pequeño de una maceta; el cual, si se devuelve al suelo abierto, se puede volver un árbol de tamaño normal; aunque pueden pasar algunos años antes de que se restablezca el tamaño y exuberancia normal de su especie.

Hay quienes llaman a los bonsáis…»árboles bonsái», pero esto es un error, ya que la palabra bonsái por sí misma implica al árbol. De hecho, una vez fuera de su recipiente respectivo, deja de llamarse bonsái. Los bonsáis son consideradas verdaderas obras de arte; una forma de arte viviente.

Origen del bonsái

El bonsái es a menudo citado como el arte japonés de los árboles en miniatura; sin embargo es originario  de la China. Se dice que el término bonsái proviene de la palabra china pénzai. Pero otras personas aseguran que bonsái es un término de origen japonés en la que bon significa bandeja y sai significa cultivar.

Los chinos fueron quienes desarrollaron muchas de las técnicas de creación y mantenimiento y las introdujeron al Japón hace aproximadamente 500 años. Fue entonces cuando los japoneses dominaron las técnicas y las introdujeron en el mundo occidental, donde la creación de árboles bonsái se ha convertido en un pasatiempo un tanto lucrativo.

origen del bonsai

Por qué se crearon los bonsáis

En tiempos bíblicos los árboles y los arbustos eran plantados en macetas, probablemente  para facilitar su transporte y el acceso a sus hojas y su corteza con fines medicinales; así como también se facilitaría con esta práctica, en gran medida, sus cuidados.

Al principio los árboles destinados a la creación de bonsáis eran recorridos en zonas silvestres y a menudo procedían de lugares muy peligrosos ubicados en montañas altas y en acantilados escarpados.

Fue así entonces; de esta necesidad de contar con una especie arbórea que aparte de proveer sus productos curativos, al mismo tiempo fuera de fácil acceso, de donde surgió la idea de desarrollar técnicas que ayudaran a lograr un desarrollo conveniente de estas especies en cuanto a características; es decir, tamaño, y por ende peso.

Luego se fueron creando gradualmente métodos y técnicas cada vez más perfeccionadas y efectivas en lograr los objetivos;  convirtiéndose así  en una práctica placentera y muy comercial. Llegó a considerarse una profesión muy reconocida en Japón.

En algunas áreas silvestres hasta se establecían  invernaderos con la finalidad de contribuir con el aclimatamiento antes de ser trasplantados y descendidos a sus macetas definitivas.

árboles de bonsái

De dónde obtener el material vegetal para crear un bonsái

Actualmente, los bonsáis no son recolectados en bosques o zonas difíciles; de hecho este tipo de recolección está prohibida (al menos en Japón), sino que son obtenidos de semillas, de injertos, o ramas de árboles.

La materia prima utilizada para la creación de un bonsái es prácticamente ilimitado, pero generalmente se prefieren especies de árboles que tengan tallos robustos, bien sean árboles, arbustos o parras. Por todo el hemisferio norte se encuentran esparcidos diversos géneros de árboles que pueden servir de material perfecto para crear un bonsái.

Estos géneros, a menudos locales, son de más fácil proliferación que las especies exóticas. En general, el número de especies que pueden tomarse como material para crear un bonsái son casi infinitas.

Los bonsáis no se obtienen de especies genéticamente enanas; de hecho el uso de este tipo de especies no es aprobados por algunos practicantes de este arte. Aún así, otros argumentan que es aceptable utilizar especies enanas, siempre y cuando, éstas no superen la sexta parte de su estatura normal.

Cuidados de un bonsái

cuidados de un bonsái

El riego

Cuando de bonsáis se trata, muchas personas tienen la errada idea de que, por ser un tratarse de un árbol que debe tener un crecimiento limitado, es necesario restringirle en su nutrición; es decir, que casi que no se le debería abonar ni regar. Pero nada más lejos de la realidad; ya que es al contrario; para lograr que prosperen, se debe ser muy constante en sus cuidados.

Frecuencia de riego

Los bonsáis necesitarán tanta agua como lo necesitarían si estuvieran en su hábitat silvestre. La cantidad de riego dependerá de los requerimientos hídricos de cada especie. Las especies que requieran de más cantidades de agua, deberán ser regadas en mayores frecuencias.

La forma y profundidad de la maceta influyen en la frecuencia de  riego

La forma  la profundidad de la maceta también van a determinar la cantidad de agua requerida; pues mientras más grande sea el área de la superficie en relación a la cantidad de abono contenido, más rápido se secará.

maceta del bonsai

La gran mayoría de los bonsáis necesitarán agua al menos una vez al día en la temporada estival; y algunos hasta dos veces; excepto en los climas húmedos. Árboles con raíces sobresalientes y troncos robustos abarcarán la mayor parte del espacio dentro de la maceta.

En estos casos debe regarse hasta más de dos veces al día; ya que el tamaño de estas especies deja muy poco espacio para el suelo o sustrato abonado; lo que ocasionará que la planta tenga poca absorción de nutrientes del suelo; ya que éste está en una cantidad reducida. El suelo debe ser de buen drenaje, y se debe tener en cuenta que los hoyos de la maceta no se tapen.

Qué tipo de agua es mejor para el bonsái

El mejor agua a utilizar para un bonsái es el agua de lluvia; no sólo por su pH, sino porque es la que, en su estado natural, ellos absorben. Si no tienes la disponibilidad del agua de lluvia en el momento del riego, puedes usar agua corriente, pero déjala reposar durante 24 horas como mínimo.

De esta manera el cloro contenido y otras sales perjudiciales para la planta, se irán al fondo. El pH óptimo del agua debe ser de 6,5.

agua para bonsai

Abonos

La mezcla de abono dependerá de las necesidades de cada especie y de las condiciones locales de crecimiento; pero en general, la fertilización regular durante la fase de crecimiento de tu bonsái es determinante  para su sobrevivencia; ya que siendo árboles en maceta, sus raíces no están en la misma capacidad de expandir su sistema de raíces en busca de los nutrientes del suelo.

Pero con una fertilización o abonados adecuados se puede superar esta limitante y llevar a la planta a sus niveles mas óptimos de nutrición. Lo primero que debes saber es que un fertilizante debe tener los 3 elementos básicos que son el nitrógeno (N), el  fósforo (P) y el potasio (K); cada uno de los cuales cumplirá diferentes funciones.

El nitrógeno aumenta el crecimiento de hojas y tallos, el fósforo promueve el crecimiento sano de la raíz y el fósforo, el crecimiento y desarrollo de frutas y flores. Algunas veces se usan diferentes proporciones de NPK para diferentes árboles en diferentes estaciones, pero los expertos recomiendan, en el caso de los bonsáis, un fertilizante en proporciones equilibradas.

abono para bonsái

Aunque en la gran mayoría de los casos se recomienda un fertilizante en proporciones equilibradas, hay casos en los que esto no aplica, y por el contrario, se necesita otro tratamiento.

Para un bonsái en floración, el fertilizante debe ser de alto contenido en potasio (K) (por ejemplo 6: 6: 12) y por ejemplo para árboles muy viejos se recomienda un fertilizante con menores cantidades de nitrógeno o reducir la cantidad de fertilizante usado.

comprar-abono-para-bonsai

Compra ya fertilizante para bonsai en Amazon

Cuándo abonar

La mayoría de los árboles bonsái deben ser fertilizados durante todo el período de crecimiento del árbol; desde principios de primavera hasta mediados de otoño.

Los árboles más viejos y más maduros a menudo se fertilizan con menos frecuencia, dependiendo de la especie, la estación, la fase de desarrollo y la salud del árbol. Los bonsáis de interior se pueden fertilizar durante todo el año. No fertilices los árboles enfermos, ni recién trasplantados; en este último caso se debe esperar al menos un mes.

Cómo podar un bonsái

La poda y retoque de las ramas es una actividad importante para el cuidado de un bonsái; lo cual debe hacerse durante todo el desarrollo de su ciclo vital para preservar su forma; de lo contrario la planta tomará una forma indefinida. Sin la poda la planta pronto pierde toda su forma y estructura artística. El identificar el momento más apropiado para hacer la poda puede adquirirse con la experiencia.

Con respecto al podado de sus raíces, contrario a lo que se cree, los bonsáis no requieren podas en sus raíces cada año. De hecho el podado de las raíces no se realiza con el fin de impedir el crecimiento de la planta, sino para estimular su vigor una vez confinado a la maceta.

Algunas especies pueden requerir podas de la raíces anualmente, pero para la gran mayoría será suficiente replantar cada dos años. Hay casos en los que prácticamente no se necesita replantar. Por ejemplo los pinos antiguos pueden requerir ser trasplantados únicamente cada diez años; o incluso, en menor frecuencia.

como podar bonsai

Para hacer una buena poda, ten en cuenta los siguientes tips

  1. Si dos ramas crecen en la misma altura del árbol, elimina una y mantén la otra
  2. Elimina ramas que solapen la parte frontal del tronco
  3. También debes eliminar ramas que crezcan verticales y que sean demasiada gruesas para poder doblarse
  4. Quita las ramas con giros no comunes o vueltas

Trasplante

Los árboles con ciclos de vida estacionales o de hoja caduca se deben trasplantar en primavera cada dos a tres años. Los aumentos de temperatura en la primavera, ocasionan en estas especies un mayor crecimiento; lo que hace que se recuperen más rápido en la poda de ramas y raíces.

También debes tener en cuenta que es conveniente reducir la cantidad de agua que se le aporta a la planta antes de ser trasplantada, con el fin de que el suelo se seque un poco ya que así es más fácil de manipularlo, que el suelo húmedo.

como trasplantar un bonsai

Cambiar de maceta aumenta el grosor del tronco

Cambiar la maceta de la planta ocasiona un grosor del tronco y el tamaño de la hojas; por lo que esta práctica debe aplicarse solo cuando sea realmente necesario.

Algunas variedades no toleran ser removidas

Algunas variedades no pueden tolerar un trasplante o cambio de maceta y pueden tardar mucho en recuperar su vigor si se les somete a esta práctica. Es importante conocer bien en este sentido, la especie que seleccionarás para plantar.

La tierra para el bonsái

Una de las características más importantes que debe tener un bonsái es que tenga un adecuado drenaje para evitar la pudrición de las raíces, y buena aireación.

Ya que en caso de ser débil en otra característica, como por ejemplo que no contenga una buena cantidad de nutrientes – que es la otra característica que se busca-, estos les pueden ser añadidos con los fertilizantes que compres o abonos que prepares en casa.

Además de buen drenaje y buena aireación, la tierra o sustrato elegido, debe ser lo suficientemente capaz de retener la cantidad de agua necesaria que requiera nuestra especie de bonsái; para su adecuado desarrollo.

En este sentido, los componentes que debe tener un sustrato de bonsái son el pomice, akadama, compuesto de materia orgánica, roca volcánica,  y arena (grava fina).

Estos componentes poseen características que proveerán las condiciones favorables que te mencionamos, a tu bonsái. Para árboles de hoja caduca se recomienda 25% de roca volcanica, 50% de akadama, y 25% de pomice. Para pinos y coníferas, 33% akadama, 33% de pomice y 33% de roca volcánica.

tierra para bonsai

Cómo hacer un bonsái paso a paso

Un árbol de bonsái es un tipo de arte vivo que requiere de cuidados. Representa la sublime belleza de la naturaleza en un espacio reducido.

Crear un bonsái es una actividad que te puede dejar una experiencia muy gratificante y hacer desarrollar habilidades que puede que desconozcas.

Es por esto que te queremos mostrar los pasos básicos para crear tu propio bonsái y vivas esta hermosa experiencia.

1. Elección de la especie

Ya sabes que casi cualquier material leñoso te puede servir. El paso que sigue es escoger, según sus características, la especie que te guste más y que se adapte a las condiciones climáticas presentes en tu zona; que es donde será plantado.

Este punto es particularmente importante y sí que es el primer paso, ya que estrictamente, de la elección correcta de la especie, va a depender en gran medida, el éxito del cultivo de tu bonsái.

Como ya te hemos dicho, son casi infinitas las especies que podrías elegir, por eso, en nuestro corto espacio trataremos de darte la mayor información posible en este aspecto. Por ejemplo, puedes comenzar con saber cuáles especies son de interior y cuales de exterior.

Los bonsáis seleccionados para interior deben ubicarse alejados de fuentes de calor, y cerca de ventanas bien iluminadas. Es de entender que las especies elegidas para bonsáis son, por naturaleza, especies de exterior; ya que se trata de árboles; sin embargo, pueden hacerse adaptaciones ambientales para poder conservarlos como plantas de interior.

En este sentido, algunas especies tropicales y subtropicales, pueden vivir y tener un buen desarrollo en interiores.

especies de bonsais

Para facilitarte un poco la elección, te recordamos que las especies más valoradas o apreciadas y demandadas para la creación de un bonsái son las de hojas pequeñas (de hojas perennes o caducas) y que son bien resistentes al cultivo en maceta.

Algunos ejemplos pueden ser Ficus (higuera), Juniperus (enebro), Olea (olivo), Acer (arce), Rhododendron (azalea), Ulmus (olmo), Pinus (pino), entre otros.

Como te hemos dicho, todos los bonsáis son aptos para la vida al aire libre; por lo que te apartamos un punto donde te nombramos todas las especies aptas para bonsaís de interior.

Especies aptas para bonsáis de interior

Crassula ovata

Cycas revoluta

Dracaena marginata

Ficus benjamina

F. neriifolia

Portulacaria afra

Schefflera arboricola

Schlumbergera

tamarindus indica bonsai

Tamarindus indica

Las siguientes especies no tropicales también pueden prosperar como bonsáis de interior

Araucaria heterophylla

Ardisia crenata

Bouganviillea

Bucida molineti

Boxwood

Calliandra haematocephala (Red powderpuff)

Camelia japonica (Camelia común)

Carmona microphylla

Casuarina equisetifolia (Horsetail tree)

Citrus japonica ‘Hindsii’ (Kumquat)

C. japonica ‘Margarita’

bonsai citrus japonica margarita

C. japonica ‘Japonica’ (Marumi kumquat)

Citrofortunella microcarpa (Calamondin)

Cupressus macrocarpa

Feroniella lucida

Fraxinus uhdei (tropical ash)

Ligustrum sp.

2. Elección de la maceta

Este paso también es muy importante, ya que es el espacio donde permanecerá tu bonsái, al menos, la mayor parte de su vida.

El material a elegir debe ser un material que no restrinja de ninguna forma el crecimiento de la planta; situación que ocurre con mucha frecuencia, ya que el error que más se comete es elegir una maceta de un tamaño que no es acorde con el tamaño que tendrán las raíces.

Por lo que el desarrollo de éstas se ve reducido. Es por eso que debemos saber elegir tanto la especie como la maceta.

La maceta debe ser lo suficientemente grande para permitir que el suelo cubra por completo las raíces del árbol y éste pueda absorber suficiente humedad del suelo, y con ésta, los nutrientes. Y si de humedad se trata, también debemos tener cuidado con los excesos, que pueden pudrir las raíces.

El drenaje debe ser lo más óptimo posible; por esto debes asegurarte que los hoyos de la maceta estén siempre en buen estado; no estén tapados; y su tamaño y números sea suficiente. En caso de que no sean suficientes en número, puedes crearlos con un taladro.

macetas para bonsais

Material, tamaño y aspecto de la maceta

También debes tomar en cuenta que la maceta debe ser de un material lo suficientemente fuerte para soportar el peso del árbol; un tamaño no solo acorde con el crecimiento que tendrán las raíces, pero que también no sea excesivamente grande; que haga que el bonsái se vea muy pequeño; debe ser estéticamente proporcional.

Por lo general, el material de la maceta puede ser de madera, gres cerámico, plástico, fibrocemento, terracota.

Una vez elegida la especie y ya teniendo una idea de la maceta que vas a utilizar. Puedes comenzar a hacer tu propio bonsái.

Obtención de las semillas

Cultivar un árbol para la creación de un bonsái, a partir de semilla es un proceso bastante lento y prolongado. Dependiendo del tipo de árbol que intentas reproducir, el tronco del árbol puede tardar hasta 4 o 5 años en alcanzar un diámetro de solo 2,5 cm.

Algunas semillas también necesitan condiciones muy bien controladas para germinar. Sin embargo, este método puede ser una experiencia mucho más enriquecedora que comprarlo ya hecho. En primer lugar, compra las semillas de las especies de árboles que deseas en una tienda de jardinería o consíguelas en su hábitat natural.

La mayoría de los árboles de hoja caduca, como el  arce, el roble y el haya, tienen semillas muy características, por lo que son fácilmente reconocibles (como las bellotas) que caen del árbol. Debido a la facilidad con la que puedes obtener este tipo de semillas, estas especies son una excelente opción para un bonsái.

semillas para bonsai

Germinación de  la semilla

En zonas no tropicales en ciertas temporadas, las semillas generalmente caen de los árboles en otoño; permanecen inactivas en el invierno y luego germinan en primavera.

Las semillas de árboles originarios de estas zonas están capacitadas fisiológicamente para germinar solo luego de haber recibido el estímulo de la temperatura fría del invierno y el aumento progresivo de la temperatura del verano.

En estos casos, es necesario suspender las semillas en estas circunstancias o simular el entorno con su refrigerador.

germinar semillas para bonsai

Si vives en una zona templada con ciertas temporadas, puede enterrar la semilla en una pequeña maceta de tierra y mantenerla fuera durante el invierno y el verano. Si no, puedes guardar las semillas en el refrigerador para simular el invierno.

Coloca las semillas en una bolsa sellada humedecida con un medio de cultivo como la vermiculita por ejemplo y retíralas en la primavera cuando germinen. Luego coloca la bolsa de semillas en el fondo del refrigerador para simular el ciclo natural de disminución y aumento de temperatura durante el final del otoño hasta principios de la primavera.

En el transcurso de las próximas dos semanas, muévelas lentamente hacia arriba y hacia abajo hasta que esté en la parte superior de la enfriadora. Al final del invierno, invierte el proceso y mueve la bolsa en el estante.

Coloca las semillas en la maceta

Cuando las semillas germinan, puedes trasplantarlas a un pequeño recipiente con el suelo o sustrato elegido. Si dejas que las semillas germinen en el exterior, generalmente puedes dejarlas en la maceta donde germinaron.

Si este no es el caso, retira las semillas del refrigerador y colócalas en una olla o lecho de siembra lleno de suelo.

Realiza un pequeño orificio para la semilla y entiérrala de modo que la yema principal sobresalga y la raíz principal quede enterrada.

Mantén el suelo húmedo alrededor de la semilla, pero no tan compacto ni encharcado, ya que puede pudrir la planta.

sembrar bonsai por semilla

Cuándo aplicar el fertilizante

Usa el fertilizante solo 5 o 6 semanas después de que las plantas hayan estado en su nueva maceta. Comienza lentamente con una pequeña cantidad de fertilizante, ya que lo contrario puede «quemar» las raíces jóvenes de la planta y dañarlas.

A medida que las semillas crecen, es importante no exponerlas a temperaturas frías inmediatamente porque es probable que mueran. Asegúrate de que las semillas no estén expuestas a vientos fuertes o luz solar constante.

Especies más conocidas y populares de bonsáis

Bonsái olivo

B. ficus

Bonsái Carmona

Bonsái Pino

B. Higuera

B. Haiku

B. Manzano

bonsai tanuki

Tanuki Bonsái (se refiere a una técnica consistente en la utilización de madera muerta)

Bonsái cerezo

B. Acer palmatum

B. Acebuche

B. Azalea

B. Encina

Limonero

Phyracantha

arce rojo bonsai

Bonsái arce ( Bonsái arce japonés, Bonsái arce rojo)

Naranjo

Ginkgo biloba bonsái

Bonsái roble

Bonsái Olmo

B. romero

B. Granado

B. Ligustrum

B. alcornoque

B. ficus ginseng

ficus ginseng bonsai

Lo que debes saber antes de comprar tu bonsái

Si quieres tener un bonsái, pero no cultivarlo desde cero a partir de la semilla, sino que más bien deseas las cosas de una forma más práctica y lo quieres de una vez ya bien desarrollado en su maceta; primero queremos darte unos cuantos tips que deberías tener en cuenta.

  • Lo primero es saber  si las condiciones climáticas donde crecerá tu bonsái, según la especie que escogiste, son las adecuadas para que tu bonsái pueda permanecer sin problemas.
  • Tambien debes revisarlo bien antes de llevarlo. Verifica que no tenga adherido ninguna plaga en sus hojas; de ser así, trata de eliminarlas con las manos , o corta las partes afectadas. Todo esto debe ser antes de llevarlo a tu casa o el lugar donde lo tendrás.
  • En nuestra página cuentas con suficiente información para conservar con éxito tu bonsái e incluso si quieres sembrarlo desde la semilla.
  • Las condiciones de la maceta también son muy importantes, por lo que deberás verificar si está rota, frágil o agrietada.

Qué especies elegir y comprar

Si te estás iniciando en este fascinante oficio del cultivo de bonsáis, te aconsejamos que comiences con especies de fáciles cuidados.

Hay especies que son más fáciles de cuidar que otras; que son de más fácil adaptación a condiciones adversas y/o plagas, son menos exigentes en cuanto a cuidados, etc.

Estas especies perfectas para principiantes las podemos distinguir entre bonsáis de hoja caduca o caducifolios y los de hoja perennes, también conocidos como perennifolios.

Bonsáis de hoja perenne

bonsai buxus

Buxus o boj: resiste hasta los 5 ºC

bonsai cotoneaster

Cotoneaster: puede resistir hasta los -7 ºC, pero se recomienda protegerlo de las heladas.

bonsai ficus

Ficus. Es el más recomendado para empezar. Su rusticidad va a depender de la especie. Ficus retusa resiste hasta los -3 ºC, mientras que Ficus benghalensis y F. ginseng no soportan las heladas.

Ligustrum. Resiste hasta los -2 ºC

Bonsáis de hoja caduca

Acer. Puede resistir hasta los -7 ºC

Carpinus. Resiste hasta los -5 ºC

Punica granatum (granado). Resiste hasta los -4 ºC

Zelkova. Este último resiste temperaturas de hasta -5 ºC

Este último es considerado uno de los de más decorativos y de fácil cultivo. Puedes comprarlo en Amazon. Aprovecha esta única oferta.

bonsái olmo chino

Cómpralo ya en Amazon

Dónde comprar un bonsái

Existen lugares como viveros donde puedes conseguir muchas especies de bonsáis y elegir la que más te guste. Se ha observado que los bonsáis comprados en hipermercados o centros comerciales son de baja calidad o están mal cuidados, y que esto es más notorio cuando son de bajos precios.

En este aspecto se recomienda comprarlos en centros especializados, tanto tiendas físicas como tiendas on line; donde los puedes conseguir quizás con un precio un poco mayor, pero que valen la pena por su calidad y su valor agregado; que es la consultoría o asesoramiento; tanto al momento de la compra como en oportunidades posteriores.

Escuela de bonsái on line

En el siguiente video puedes ver, de una manera muy práctica, cómo puedes hacer tu propio bonsái en pocos meses, a partir de un esqueje. Y recuerda compartir nuestro artículo, en el cual hemos recopilado la información más actual y verídica sobre este hermoso arte que es el bonsái.

Si quieres volverte un experto en bonsáis o simplemente conocer absolutamente todos los detalles sobre su cultivo en las distintas especies de bonsáis, no te pierdas el siguiente video.

Cómo y cuándo podar un bonsái

Bonsái
3 (60%) 2 votos

¡Comparte ahora en redes sociales!