Bonsái manzano

El bonsái manzano es un tipo de bonsái que puede ser creado con las especies Malus sylvestris, M. doméstica, M. haliana, M.pumila, M. sieboldii, M. micromalus o Malus ceracifera; esta última una de las más usadas para la creación de bonsáis. Aunque M. silvestris también es muy conveniente para este fin, por sus frutos pequeños.

Crear un bonsái manzano tiene otras ventajas además de servir de ornamento en los espacios de nuestros hogares y jardines; sus frutos; las manzanas, son reconocidas por su delicioso sabor y aroma, y además lucen como todo un espectáculo en el árbol; ya sean que estén verdes o maduras; adoptando un color rojo brillante en este último caso.

bonzai manzano

Características del manzano

Malus es un género de la familia de las rosáceas, domesticado hace aproximadamente 15 mil años. Se dice que su origen es del Cáucaso y orillas del mar Caspio. Fue introducido a Europa por los romanos, y actualmente existen alrededor de 1000 especies resultantes de diversas hibridaciones entre especies silvestres. Las hojas son caducifolias, ovaladas, dentadas en los bordes, pubescentes en el envés y de un rico aroma.

Los manzanos florecer a principios de la primavera y mostrar sus frutos en el otoño. Cultivar un manzano como bonsái está orientado a la producción de sus frutos y flores, las cuales ya verás que son hermosas. Además, sabemos que cultivar tu propio bonsái, seguirlo en su desarrollo, hacerle su mantenimiento y adentrarte en este oficio tan maravilloso te va a enamorar, como nos ha sucedido a todos los que nos iniciamos en este arte. Un bonsái es un arte viviente que se convierte en un miembro especial de la familia.

caracteristicas del bonsai manzano

Su copa es redondeada y muy ramificada. Además sus flores, también aromáticas poseen 5 pétalos blancos, redondeados, en ocasiones veteados de rojo a rosa y pedunculadas (pedúnculo floral del cual sale el fruto). Crecen en corimbos de tres a seis unidades. Son flores perfectas (hermafroditas) con cáliz de 5 sépalos y muchos estambres amarillos. Este hermoso bonsái lo puedes adquirir ya mismo. cómpralo ahora en Amazon

Propagación del manzano para bonsái

Se puede propagar en otoño y usando esquejes o semillas; en este último caso se deben dejar estratificar durante la época de invierno. Los semilleros se crean en febrero y se trasplantan a sus macetas definitivas en junio a julio. Es bien sabido que la propagación por semillas es un  método que requiere de mucho más tiempo antes de que pueda verse un árbol bien desarrollado.

Si quieres tardar menos en tener tu bonsái de manzano, mejor crea tu bonsái a partir de esquejes o cómpralo en el vivero. Con esta última opción podrías ahorrar una espera de años e igualmente puedes aprender mucho aplicando las respectivas prácticas que necesita tu bonsái para sus cuidados; tales como podas, alambrado, fertilización o abonados y trasplantes.

Cómo cuidar un bonsái manzano

En la creación de un bonsái, la especie arbórea utilizada para tal fin tiene los mismos requerimientos de cuidado que si fuera para cultivo común. Solo deben hacerse algunos ajustes de espacio para la planta y además la aplicación de las técnicas de poda, alambrado, trasplante y mantenimiento, que si son aplicadas correctamente, son las que finalmente le darán sus características de árbol enano. Por consiguiente, los principales requerimientos del manzano son:

Ubicación

El manzano es de luz solar directa y suficiente aireación. Es decir se debe ubicar en exteriores, donde reciba buena ventilación, y cuidar que no sea bajo sombra. Se considera un género resistente a las heladas.

Riegos

Por lo general las especies frutales; como el manzano, son exigentes en agua, especialmente luego, ya que la necesita en mayores cantidades para poder formar el fruto. Cuida de que el árbol no se seque por completo entre riegos; debes procurar de que la tierra esté siempre a lo que se conoce como “capacidad de campo”, que es cuando la tierra está en el nivel óptimo de humedad (ni muy mojada ni muy húmeda), es decir se debe ver el suelo húmedo, pero sin agua libre.

Esto es más importante cuando está en la etapa de floración y fruto, ya que se podrían ver afectados estos procesos de la planta. No es necesario regar en invierno si el suelo no se seca; que riegues o no, en esta época del año, dependerá de la humedad natural del ambiente. Al regar, procura no mojar las flores, para evitar problemas de pudriciones y hongos.

Cuándo abonar el bonsái manzano

El abonado va a depender de los requerimientos de cada especie y según la fase de crecimiento. De forma general, si deseas que el árbol tenga sus frutos en otoño, la aplicación de abono debe ser mínimo, sobretodo luego de la floración en primavera. Para lograr un mayor vigor y desarrollo debes abonar durante toda la estación de crecimiento; pero te recordamos que el vigor vegetativo de la planta se da en detrimento del desarrollo de los frutos. Es decir, que en caso de que prefieras mayor vigor, no se desarrollarán los frutos.

cuando abonar el bonsai manzano

Cómo abonar

En el abonado, aplica los tres elementos básicos: Nitrógeno (N), fósforo (P) y potasio (K), pero este último se requiere en cantidades mayores en la fase de floración y fruto. Mientras que previamente en la época vegetativa, va a requerir de mayores cantidades de nitrógeno. El nitrógeno no debe aplicarse desde que comience el desarrollo de las flores, hasta que ha cuajado el fruto. El hierro es un microelemento que se debe aplicar por lo menos una vez al año.

La fertilización en bonsáis de frutos es de mayor cuidado o más intensa que en un bonsái tradicional o solo vegetativo, ya que el gasto energético y metabólico que debe tener el árbol para poder producir los frutos es mucho mayor que el que tiene un árbol que solo produce hojas; por esto la fertilización primaveral debería contener mayores concentraciones de P y K que de N.

La fertilización de otoño sí debe ser más equilibrada. Si no aplica la fertilización correcta luego de la fructificación del bonsái manzano, puedes comprometer la salud y vitalidad de tu bonsái, por lo que se tornarán más débiles y puede acarrear más fácilmente ciertas enfermedades, por lo que es importante que siempre fertilice su bonsái frutal.

Cuándo trasplantar el bonsái manzano y qué sustrato usar

Puedes trasplantar en otoño y en primavera. Para obtener frutos el año siguiente, se debe trasplantar en otoño, justo luego de que caigan las hojas. Si el trasplante se hace en primavera no crecerán los frutos o crecerán muy pocos. Los ejemplares jóvenes se deben trasplantar anualmente, mientras que los más desarrollados o adultos cada dos años. Te recomendamos que uses turba volcánica y akadama en partes igules.

Podas

La poda y pinzado son prácticas que se realizan con la finalidad de lograr un crecimiento conveniente de nuestro bonsái. En los árboles frutales, lo más común es buscar que las flores tengan un buen desarrollo, ya que de esto también dependerá el desarrollo de los frutos. Los brotes florales se forman entre junio y julio, los que serán los brotes florales del siguiente año.

Debido a que estos brotes florales siempre se ubican en la punta de las ramas cortas, la idea es procurar que se produzcan muchas ramas cortas. Aunque en ocasiones pueden aparecer en la base de ramas largas del año pasado, pero este caso es raro.

La fructificación de los árboles puede ocurrir en las ramas de crecimiento de la misma estación, de la temporada anterior o de la madera que se generó hace 2-3 años, como los manzanos. Por lo tanto, la poda es crucial, porque si usted poda bonsai más de Nunca deis fruto, es muy importante que usted sepa lo que su bonsai ramas de la fruta para evitar cortar los brotes que dará sus frutos.

El bonsái va a tratar de dar tantos frutos como sea posible, sin detenerse a pensar si el exceso de fruta lo debilitará. En este sentido, el cultivador debe pensar primero en la salud del árbol antes que en la estética. Esto significa que siempre tiene que cortar un poco de fruta después de que se hayan formado, para que el árbol se mantenga sano, no se debilite demasiado y sea menos propenso a ser atacado por plagas y enfermedades.

La poda de formación se realiza al mismo tiempo que el trasplante, otoño o primavera. Pero si tenemos que eliminar las ramas gruesas, mejoraremos en primavera, antes de brotar. Las ramas innecesarias se cortan desde la base y las acortaremos lo suficiente con entrenudos largos, porque necesitamos grabaciones cortas. Luego usamos pasta selladora en las heridas. El excedente de fruta se debe limpiar en el otoño para no disminuir la vitalidad del árbol, a menos que lo expongamos.

como podar un bonsai manzano

Alambrado

Para logra flores al año siguiente lo que debemos hacer es alambrar los brotes inclinándolos hacia abajo, frenando así su crecimiento. Esto se hace cuando las ramas han crecido unos 10 a 20 cm,a mediados de mayo.

En el caso de árboles ya terminados, generalmente no crecen con ramas largas. En caso de que se salga un poco, puede usarse como una rama del sacrificio que lo mantiene creciendo hasta que se formen todos los otros capullos. A fines de julio podemos podarlas.

Esperamos hayas disfrutado de nuestro post de bonsái manzano y recuerda apoyar nuestro trabajo compartiendo esta información muy útil.

Bonsái manzano
5 (100%) 2 votos

¡Comparte ahora en redes sociales!
Publicado por el .